Uno de cada 4 niños abandona la escuela por falta de comida

Detrás de la actitud aparentemente perezosa de un niño puede esconderse el hambre. La ausencia de proteínas en su dieta diaria, así como de un adecuado requerimiento calórico, no solo lo hará ver más pequeño, débil y delgado, sino también desconcentrado, distraído y levemente tardío en sus respuestas.

La explicación la ofrece la médico pediatra Mercedes López de Blanco, vicepresidente de la Fundación Bengoa, quien trabaja el tema nutricional desde hace más de medio siglo: “Creen que los niños son flojos, pero no se dan cuenta de que están desnutridos. Así como cuando se enferman cada dos o tres meses. Son los síntomas de una misma situación”.

No hay comentarios:

¡Atención Campaña! ¡No a la discriminación por cobros de matrícula en Escuelas Públicas!

La educación es un derecho humano fundamental de los niños, para su desarrollo a aprender y porque la educación será su mejor herramienta pa...